fbpx

06 errores que matan tu productividad

Estás aquí:
Tiempo de lectura estimado: 4 min
Si constantemente te sientes frustrado por lo poco que avanzas durante tu jornada laboral, sea que hayas regresado a la oficina o sigas trabajando en remoto, pues créeme que no eres el único que se siente igual.

Según Alice Boyes, PhD y autora de «The Healthy Mind Toolkit» y «The Anxiety Toolkit», según la mayoría de estudios, solo el 26% de ejecutivos se van a casa habiendo completado el 100% de las tareas y actividades que se propusieron hacer en el día.

Es natural que sientas en tu día que has estado trabajando mucho, pero que a la vez no has avanzando mucho de lo «importante».

Todos queremos sentirnos ordenados y productivos, creemos que es el anhelo de la mayoría de ejecutivos de alto desempeño.


Para poder conseguir todos nuestros objetivos, sean personales, laborales o empresariales. El mejor paso inicial es conocer cómo autosaboteas tu productividad.

Por eso aquí te compartimos 06 errores, que pensamos, son los más comunes:


No sabes identificar la causa de los problemas

Todo problema en nuestra vida, sea cual fuere, empieza por una incongruencia en la comunicación.

Para poder dejar de cometer este error te recomendamos lo siguiente:

  1. Entiende que cada problema en el que estás involucrado proviene de una mal manejo de la comunicación en alguna parte del flujo de información.
  2. Identifica la parte en la que no hubo validación de comunicación. Con esto queremos decir que siempre tienes que asegurarte de:
    • Que el otro entendió lo que dijiste. Haciendo preguntas como: ¿por favor, me puedes indicar qué se me entendió?
    • Que lo que el otro dijo, lo entendiste. Haciendo preguntas como: ¿te he entendido esto: …., es correcto?
    • A esto se le conoce como Validación.
  3. Cuando identifiques la incongruencia, asume la responsabilidad de no haber validado la comunicación: tanto si fuiste tú el que hablo, como si fuiste el que escuchó.
  4. Arregla el problema de comunicación lo antes posible.
  5. Sigue adelante y asegúrate de siempre validar tu comunicación. «No importa si tú no eres el que habla, siempre valida también lo que escuchas».

No tienes idea de todo el tiempo que vas a ahorrar al mejorar tu nivel de comunicación.


No tienes las prioridades claras

Es usual que muchos ejecutivos estén ocupados en tareas que no son importantes para el equipo o la empresa. Y estén dejando para después las que sí lo son.

Esto sucede regularmente porque no tienes claras las prioridades del equipo, área o empresa. Es tu responsabilidad exigirlas a tus superiores. Y si tú eres un jefe o gerente, es clave que se las compartas de forma clara y actualizada a todo tu equipo de trabajo con regularidad.

Nosotros contamos con una herramientas que se llama «La pared de las prioridades». La cual nos ayuda a mantener las prioridades siempre actualizadas, y funciona de la siguiente manera:

  1. Ubica un espacio en una pared, que todo tu equipo pueda ver. O usa una columna en algún tablero Kanban que estés usando, como Trello, Planner de Teams o Click Up (esta última es la que enseñamos en nuestra Certificación Internacional en Buenas Prácticas para el Trabajo Remoto).
  2. Coloca las prioridades de la semana empezando por la más importante desde arriba. Sugerencia: no menos de 2 y no más de 4. Ver imagen 1.
  3. Si durante la semana cambias las prioridades, comunícalo y actualiza tu tablero. Ver imagen 2.
Imagen 1
Imagen 2

Esta es la única manera de que tu equipo siempre esté trabajando en lo verdaderamente importante.

Sobrestimas la cantidad de horas de enfoque completo que tienes en el día

Es muy sencillo creer que contaremos con mucho tiempo para enfocarnos en nuestras tareas complejas. Pero la verdad es que es común que salgan a luz temas urgentes. Que no nos permiten enfocarnos tanto como queremos en nuestras tareas más desafiantes. A eso le tienes que añadir: las reuniones, el email, los mensajes, las llamadas y las famosas «preguntas rápidas». Todo esto hace que las horas que tenemos de enfoque completo durante nuestros días disminuyan considerablemente.

Entonces, si eres realmente consciente de que no cuentas con el tiempo de enfoque completo con el que crees que cuentas vas a poder apreciar más tu tiempo. De esta manera vas a preferir completar las tareas alineadas con las prioridades de tu equipo o empresa (para esto sirve La pared de las prioridades). Y también protegerás mejor tu tiempo de las distracciones y tareas repetitivas y/o administrativas.

En resumen para solucionarlo deberás:

  1. Reducir el tiempo que le haces creer a tu cerebro que tienes para enfocarte en tus actividades complejas. Alínealo con tu realidad.
  2. Entender tus prioridades y alinear tus actividades a ellas.
  3. Si identificas alguna tarea que la puedas acabar rápidamente, hazla sin pensarlo.

El empezar a pensar de esta manera te ayudará a mejorar tu nivel de productidad.

Piensas en el cambio de forma polarizada: o todo o nada

Cuando crees que un cambio en tus hábitos o una nueva metodología puede incrementar tu productividad, es normal que tu mente se resista a ese cambio.

Por ejemplo, sabes que dormir más ayudaría a mejorar tu productividad. Pero piensas: «yo hago mejor de noche, así que todo estará mejor así».

Pues, a esto se le llama resistencia, y es un autosabotaje a tu productividad. Si quieres incrementar tu productividad a los máximos niveles, para ello debes dejar de pensar que todos los cambios los tienes que hacer de forma drástica.

Para el caso del ejemplo, podrías empezar yéndote a dormir 15 minutos antes cada semana, para que no sientas que es un cambio drástico pero empieces a notar los resultados a la segunda semana. Y cuando alcanzas el éxito con algún cambio pequeño, tu disposición a realizar más cambios o hacerlo de forma más agresiva mejorará.


Crees que pedir ayuda te hace débil

Ocultar nuestras debilidades para parecer fuerte o un mejor líder, solo ocasiona todo lo contrario.

Esta forma de pensar no solo te hace débil sino que la confianza dentro de tu equipo se ve mermada por tu actitud: «Yo lo hago mejor solo». Además de ello es insostenible no pedir ayuda, porque vas a terminar cansándote y tu productividad va a disminuir considerablemente.

Revisa nuestro artículo: «Los mejores líderes saben pedir ayuda», para que profundices en el tema.

Saber pedir ayuda es una de las mejores habilidades que debemos desarrollar para convertirnos en un profesional de alto desempeño.

Olvidas cómo hacer tareas recurrentes que no son tan frecuentes

Todas la tareas que haces regularmente, diaria o semanalmente, las vas a tener muy claras y definidas.

¿Pero qué hay de esas tareas que siempre tenemos pero que su frecuencia es mensual, bimensual, trimestral, etc?

Pues en estas tareas invertimos tiempo en recordar los procedimientos, procesos o protocolos. Porque nuestra mente cree que ya los sabemos, pero en realidad no nos acordamos del todo. Es por ello que debemos generar una base de conocimiento o manuales para nosotros mismos. Con la finalidad de acelerar estos procesos que sí o sí vendrán, pero que no son tan frecuentes.

Esto nos ahorrará mucho tiempo en el futuro, tómalo como una inversión a futuro. Redactarlo en primera persona ayuda mucho a recordar lo que sabemos, por ejemplo:

  1. Tienes que ir a la carpeta «Finanzas locales».
  2. En paralelo, vas a ir a descargar las ventas mensuales.
  3. Y por último, usarás la plantilla #03 que puedes descargar desde aquí (y colocas el enlace).

Así tu cerebro se sentirá cómodo y se le facilitará recordar todo lo que ya has hecho antes.


Incrementar tu productividad siempre será tu responsabilidad y depende enteramente de las ganas que le pongas.

Si estás buscando una forma de mejorar la forma en la que trabajas e incrementar tu productividad, pues de hecho te va a interesar nuestra Certificación Internacional en Buenas Prácticas para el Trabajo Remoto, ya que también cubrimos el incremento de productividad con muchas más herramientas como las que has conocido en este artículo.

Si deseas más información sobre el curso, puedes enviarnos un mensaje desde este enlace.

¿Te fue útil?
No 0
Lecturas: 34
Ir arriba